Ramón Gómez de la Serna y el amor surrealista