"El agua ensimismada": ejercicio de autenticidad en la interrogación constante de María Zambrano