Terapia láser de baja potencia como apoyo complementario en la implantología: ¿una opción confiable?