“El fondo insobornable” en la descripción barojiana y en la reflexión orteguiana